Saltar al contenido

La inteligencia, un factor determinante en la busqueda de empleo

Desde un punto de vista psicológico, la Inteligencia es la capacidad cognitiva de una persona, y desde un punto de vista biológico, es la capacidad de adaptación a nuevas situaciones. Con el paso del tiempo, apareció el concepto de Inteligencia Artificial que añadió una serie de atributos como por ejemplo, la capacidad de razonar, de planear, resolver problemas, pensar de manera abstracta, aprender, comprender ideas y el lenguaje.

También hay que tener en cuenta el término de Inteligencia Emocional acuñado por los psicólogos Peter Salovey y John Maeyre que hace referencia a la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar estados anímicos propios y ajenos. La Inteligencia Emocional engloba habilidades muy distintas a la inteligencia académica.

Todo esto pone de manifiesto la imposibilidad de reducir la inteligencia a una única definición y a su vez genera nuevas definiciones. Nuestra toma de conciencia a la hora de encontrar motivaciones, y nuestra posición ante determinadas oportunidades, siendo por tanto una factor que permitirá conseguir mayor o menor empleabilidad, en equilibrio a su vez, con el resto de elementos de nuestra fórmula.

Otros aspectos importantes a tener en cuenta a la hora de buscar un empleo, son: mi nivel de motivación, los puntos fuertes, mis áreas de mejora y los intereses laborales.